PEDRO RODEA. Silencio


Si alguna vez te has preguntado a qué se refiere Sri Ramana Maharshi cuando nos dice que
nos preguntemos ¿Quién soy yo?, puede ser que Pedro Rodea te deje en el lugar justo
donde tú eres.
De "El Libro de las Contemplaciones I" de Ativarnashrami
SILENCIO (Meditación guiada 4)
Cierre los ojos...
Escuche los innumerables sonidos indefinidos que se dan ahora...
detéctelos...
el sonido de fondo lejano, tal vez del tráfico...
el sonido más cercano de algún vecino que está dando golpes...
de niños que juegan en la calle...
el sonido más cercano de todos nosotros que estamos en esta sala...
el sonido más cercano aún de nuestra propia meditación...
del latido de su corazón...
de sus entrañas inquietas...
escuche atentamente todos estos sonidos...
Ahora escuche aún más atentamente a desde donde usted los escucha...
¿Encuentra que usted escucha desde dos orejas...
desde dos canales auriculares...
desde dos tímpanos...
desde dos nervios auditivos..
desde un cerebro?...
¿Encuentra usted algún órgano en absoluto que este oyendo ahora justamente ahí desde donde usted oye?...
¿encuentra usted alguna mente...
algún ego...
que esté oyendo ahora ahí dentro desde donde usted oye?
Si dice usted que sí...
entonces preséntelos a usted mismo y descríbaselos...
Prescidiendo de la memoria y de la imaginación...
el hecho de su mente oyendo...
el hecho de su ego oyendo...
¿puede usted hacerlo?...
¿o no es verdad que usted no encuentra ni el más mínimo rastro...
ni el más mínimo indicio de nada que se parezca a un aparato auditivo...
a una mente...
a un ego...
justamente aquí desde donde usted oye?...
¿Desde dónde oye usted?...
Explórelo...
sólo usted está en situación de hacerlo...
Usted supone que hay personas en esta sala oyendo...
Según la evidencia presente...
¿Cuántos más, además de usted, están oyendo desde usted ahora?...
¿Son ustedes dos...
tres...
un millar?...
¿Son ustedes siquiera uno?...
Explore cuidadosamente si desde donde usted está oyendo puede ser siquiera caracterizado siquiera como uno...
¿No es más bien, ni uno, ni dos, ni tres, ni muchos?...
Continúe explorando...
¿Puede usted negar que usted, sin embago, está oyendo, que sea lo que usted sea, usted está oyendo?...
Explore ahora desde donde usted está oyendo...
Déjese pasmar, maravillar completamente,...
permítase abandonar sus ideas y cobrar su verdadera dimensión - o mejor dicho, su verdadera no-dimensión - ...
¿No es verdad que el sonido es oido desde ninguna parte...
desde una caja de resonancia sin paredes, completamente diáfana, más diáfana y limpia que la nave mayor de la más grande de las catedrales concebibles?...
¿No es verdad que no hay nadie...
ningún ego...
ninguna mente...
absolutamente nadie oyendo ahí desde donde usted oye?...
Siga explorando...
explore ese Silencio absoluto que oye...
ese Silencio indestructible que usted es ahora, que usted es siempre...
oiga cómo los sonidos vienen y van, surgen y se sumergen,...
completamente libres...
en el Silencio...
sin hacerlo ruidoso jamás...
sin tocarlo...
sin desgarrarlo...
¿Cuántos silencios concibe usted que pueden convivir juntos?...
¿pongamos...,
dos...
tres...
un millar?...
¿Es ese Silencio que ahora explora usted susceptible de ser muchos?...
¿Puede ser diferente en cada una de las personas aquí presentes...
en el resto de las personas del mundo...
en el resto de los animales y las plantas...
en todo el Cosmos conocido y no-conocido?...
¿puede ser diferente?...
¿comparte usted algo con todos ellos...
algo que sin embargo es absolutamente íntimo de usted...
tan íntimo que quizás no habia reparado en ello?...
¿Es mortal este Silencio?...
¿puede nacer y morir este Silencio?...
¿No traspasa absolutamente indemne la frontera del sueño profundo?...
¿No reina allí sin dimensiones...
sin tiempo, totalmente idéntico a Sí mismo...
pasmosamente real?...
¿No ve usted que traspasará iguaalmente ítegro la frontera de lo que se llama muerte...
que ya estaba aquí en el momento que se produjo este ruido que se llama nacimiento?...
¿Qué puede usted contra él?...
¿puede usted penetrarlo...
oradarlo...
destruirlo?...
¿No es absolutamente inmortal, inmutable, insondable, inagotable?...
¿no es absudamente accesible a usted?...
¿alguna vez se ha encontrado usted sin el?...
Siga explorando...
¿No está este Silencio pasmosamente vivo?...
¿no son los sonidos los que están inescapablemente muertos...
efímeramente fugaces?...
Es este silencio Lo que oye...
¿Es usted diferente de Él?¿Hay algún otro que pueda ser Silencio a parte de usted?. Lo que usted creía ser
es solo el movimiento incesante de los sonidos de la vigilia - los ruidos del pensamiento, el flujo inacabable de las palabras,
de los nombres, de la identidad de sus identidades efímeras y falsas - en el seno absolutamente Silente de lo que usted ES.
Es el flujo de las palabras, de los nombres...
el que es temporal...
mortal...
el que tiene comienzo y fin...
pero el Silencio sólo está presente ahora...
atemporal, idéntico a Sí mismo...
No, no tenga miedo...
si usted ha seguido con total apertura esta meditación, usted ha efectuado insensiblemente el paso desde su naturaleza irreal imaginada
a su verdadera Naturaleza Real...
¿Qué otro sinó usted es ese Silencio?
Compruebe la vastedad insondable de su verdadera Naturaleza...
acéptela humildemente...
compruebe su Omnipresencia atemporal en todos los aconteceres temporales...
Si usted preside la ronda de la vida y de la muerte...
sí, usted está presente en usu padres, en sus hijos...
en el principio de los principios...
en el final de los finales...
¿hay algo que pueda compararse a uste?...
¿No es usted incomparablemente incomparable?...
El Evangelio dice: "En el Principio es el Verbo, y el Verbo está en Dios, y el Verbo es Dios"...
Y Jesús dice: "Antes de que Abraham fuera, Yo soy"...
¿No se aplican a usted, al Silencio Atemporal que usted ve ahora que usted es, estas Palabras...
"En el Principio"...
¿No es usted el omnipenetrante Silencio, Yo Soy antes de que Abraham fuera,...
antes de que Adam fuera...
antes de que nada sea?...
¿No es usted sin el menor género de duda desde donde usted está oyendo?...
Lo hemos estado llamando Silencio...
¿pero es realmente nombrable...
calificable...
descriptible...
clasificable?...
Ramana Maharshi dice que el Silencio es la vía directa más poderosa e instantánea a su verdadera Naturaleza...
Ahora usted no puede evitar comprender por qué lo dice...
Usted jamás ha sido otra cosa que su verdadera Naturaleza, ese humilde Silencio más vasto que la vastedad misma...
Su Suilencio oye todo, excepto a Sí mismo...
Ahora explore por usted mismo unos momentos lo que tiene lugar en el Silencio cuando todos los sonidos han desaparecido...
¿quién queda entonces para darle un nombre?...
Dé usted el último paso...
¿Muere el Silencio cuando ya no hay en su seno ningún sonido...
ningún principio...
ningún verbo?...
Sólo usted tiene la respuesta.
¿De qué está hecho usted de Silencio o de ruido?

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONOCIMIENTO OLMECA-TOLTECA

APERTURAS TEMPORALES